The Growth Map | Servicios de Formación y Consultoría

Antiguas formas de reclutar versus nuevas tendencias

Existen todo tipo de distinciones que tú como reclutador estarás a oír al valorar a los candidatos o al analizar la génesis de tus procesos de selección. Distinciones tales como la Exigencia versus Excelencia, el Ocuparse versus Preocuparse, los Error versus Fracaso y así un sinfín más… Sin embargo, la que a ti más te interesa es: Antiguas formas de reclutar versus nuevas tendencias. O dicho de otro modo: Identificar las técnicas de reclutamiento anticuadas y evitarlas.

En el pasado, antes de que la tecnología estuviese al alcance de todos, los procesos de selección se hacían eternos por la falta de inmediatez y el no poder llegar a los candidatos de manera fácil. El método más utilizado, obviamente, era la publicación de ofertas en periódicos o publicaciones especializadas. Y aunque en la actualidad se sigue recurriendo en determinadas ocasiones a ello, es una opción poco utilizada. Actualmente se suelen evitar los anuncios en publicaciones por diversos motivos: El coste (este tipo de publicaciones en depende qué medio son costosísimas), la difusión limitada (no todo el mundo compra el periódico) y la perennidad (tiene una fecha de caducidad muy corta y no siempre abarca el tiempo suficiente para que los perfiles que queremos a traer con la oferta las vean).

Otra de las vías de reclutamiento más utilizada en el pasado era la del boca a boca. Antes de que existiese internet o las redes sociales, cuando una empresa demandaba un perfil en ocasiones recurría a su red de contactos e intentaba hallar perfiles interesantes a través de la recomendación de sus allegados. Sin embargo, como te podrás imaginar, ésta no era una vía de reclutamiento demasiado óptima para atraer talento a las empresas. Recurrir a amigos, conocidos o clientes, en ocasiones, hacía caer a los reclutadores en “compromisos” de contratación ineludibles que les llevaban a tener que escoger perfiles que no acababan de ajustarse a las necesidades de ese momento.

La tercera y última manera de reclutar perfiles en el pasado sería la vía de la consultoría. Pese a que antes los empleados de RRHH ya tenían entre sus funciones las de reclutar y seleccionar personal, es cierto que se solía reforzar su figura recurriendo a consultoría externa que evaluase perfiles y apoyase los procesos de selección de los mismos. Con el tiempo, como el lógico, este tipo de consultoría acabó convirtiéndose en consultoría de colocación y dejó de tener sentido que una empresa que tenía contratado personal capacitado para llevar a cabo dicha consultoría contratase un servicio externo. De este modo, los consultores de colocación continuaron su labor proveyendo de servicios a empresas que no tenía personal de RRHH capacitado para captar y reclutar perfiles.

Y así, con el devenir del tiempo, llegó internet y los primeros portales de ofertas de empleo. Por aquel entonces, principios de la década de los noventa, las empresas empezaron a dar el salto y fueron incorporando a sus vidas las nuevas tecnologías. Primero con la publicación de ofertas de empleo, para después, como hoy en día, utilizar las redes para identificar y reclutar jóvenes talentos.

Cuando la tecnología empezó a aposentarse y tanto empresas como usuarios pudieron tener acceso fácil a la red surgió la magia. Llegó el momento de ir un paso más allá y no sólo publicar ofertas y esperar a que los interesados contactasen con las empresas. Entonces llegó el momento de la búsqueda activa por ambos lados. Ese momento llegó a finales de la primera década del año dos mil y ha llegado a hoy variando sutilmente.

En la actualidad tanto candidatos como reclutadores llevan a cabo acciones para promocionar sus perfiles; los candidatos para promocionar sus habilidades y atraer la atención de las empresas; y los reclutadores diseñando atractivas ofertas de empleo capaces de llamar la atención de candidatos talentosos que ni siquiera están buscando.

Y así, con unos y otros buscando, es como la red se ha ido tejiendo sola y convirtiéndose en el contexto de sorprendentes historias de éxito en materia de reclutamiento.

¿Tienes tu alguna historia curiosa que quieras compartir con nosotros?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous

¡Alerta, Milennials a la vista!

Next

¿Cómo buscar talento en Linkedin? Fíjate en los detalles